sábado, 7 de mayo de 2011

DEL ORINOCO AL SENA: ISMAEL MUNDARAY

Por: Gliceria Gil

Dicen que cada niño nace con su arepa bajo el brazo. Por esas sutilezas de la vida, en Caripito, Estado Monagas, en 1.952, vino al mundo un morenito que traía un pincel el cual le ha servido para plasmar sus sueños en lienzos y le ha merecido el reconocimiento en muchos lugares del mundo.

Ismael Mundaray es ese muchachito a quien le tocó bregar en su infancia con el Padre Orinoco, a bordo de una curiara remada por sus abuelos. Fueron vivencias que dejaron profundas huellas en su ser las cuales le han marcado para siempre.

Vivió en Puerto La Cruz, el encuentro con el mar también lo disfrutó. En la Universidad Central de Venezuela cursó Ingeniería y luego de estudiar Artes Gráficas dedicó su vida al arte. Buscando nuevos horizontes se fue a París donde vive y trabaja actualmente este titán de la pintura-pintura, como lo describe Bélgica Rodríguez, una importante crítica de arte.

“No ha sido fácil”, me confesó Ismael en días pasados, “pero lo he logrado”. Y de qué manera. Su vasta carrera artística abarca muestras individuales en Venezuela, Francia, Italia, Corea del Sur, Martinica, Guadalupe, Panamá, innumerables colectivas en Europa, Estados Unidos, Asia, el Caribe, Centro y Sur América. Ha participado en las más importantes ferias de Arte Contemporáneo, así como en Bienales, salones y concursos, donde ha merecido importantes galardones.

Su obra forma parte de colecciones privadas y públicas como la Colección Cisneros (Venezuela), el

Centro Wilfredo Lam (Cuba), Museo de Arte Moderno (Bogotá, Colombia), Cité Internationale dés Arts (París, Francia), Colección Seguros Sudamérica (Caracas, Venezuela), Colección ON. Luca Danese (Roma, Italia), Museum of Contemporary Hispanic Art, New York, USA, entre otros.

Continuando con sus éxitos, el próximo Miércoles, 11 de Mayo del año en curso, a las 7:00 pm. Allegro Galería, ubicada en Panamá, estará presentando la muestra “El Día y La Noche”.

Según lo describe Eduardo Planchart, el espacio y el horizonte juegan un papel preponderante en este trabajo. “El horizonte, con su evanescencia cromática, divide la tierra del cielo y nos traslada al terreno del mito, hacia rupturas con el tiempo, donde las fuerzas celestes y telúricas, divinas y humanas se fusionan, donde la dualidad del día y la noche, de lo activo y lo pasivo parecieran desaparecer. Objetos familiares, íntimos, personales como recipientes, sillones, trajes o zapatos aparecen como vínculos metafóricos entre lo real y lo irreal, entre la presencia y la ausencia: la memoria y el olvido”.

“El Día y la Noche” recoge obras de sus últimas series: 22 lienzos de mediano y gran formato, así como 10 dibujos y 7 obras en encáustica sobre madera, en pequeño formato.

Con esta muestra maravillosa, Ismael Mundaray continúa su travesía del “Orinoco al Sena”, y nos deja una huella más de la existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario